Bentley Continental Supersports, cómodamente a 336 km/h

Una vez más, y ya hemos perdido la cuenta, Bentley actualiza ligeramente el Continental, en esta ocasión, con una nueva versión denominada Supersports. Esta terminación viene de los años veinte y se utilizó por última vez en el año 2009, también como versión espercial del Continental.

El nuevo Bentley Continental Supersports se convierte en la versión de producción más rápida y potente hasta el momento, disponible con carrocería cupé y también con la descapotable.

Esta versión tiene un motor W12 equipado con nuevos turbocompresores, se ha revisado el sistema intercooler y se han introducido también mejoras en el cigüeñal, entre otras, nuevos cojinetes principales y de bielas. El motor W12 en esta versión da 710 CV de potencia y tiene un par motor máximo de 1017 Nm; respecto a su predecesor, supone una mejora del 10% en la relación potencia/peso y de un 25% en la relación par/peso.

La caja de cambios es automática de tipo convertidor de par y 8 relaciones, esta caja tiene cambios para engranar las marchas con mayor rapidez. La tracción es a las cuatro ruedas, como en el resto de la gama, pero el Supersports incorpora un sistema de gestión de la tracción (sistema vectorización del par) incorporado por primera vez en el Continental GT3-R.

Este sistema dinámico frena las ruedas traseras y delanteras de forma individual durante la aceleración en la salida de las curvas para elevar el rendimiento, a la vez que mantiene toda la potencia en las ruedas cuando se levanta el freno, y frena el interior de las ruedas traseras en el trazado de curvas con el fin de ganar agilidad. Además, cuenta con una calibración exclusiva del control de estabilidad menos invasiva con la que la respuesta del chasis resulta más precisa.

El Continental Supersports puede acelerar desde parado hasta los 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 336 km/h. El Continental Supersports Convertible, emplea 0,4 segundos más en la aceleración y tiene un punta 6 km/h inferior.

Además de los ajustes en el motor, Bentley ha modificado el sistema de suspensión, con unos muelles más cortos y unos amortiguadores de tarado más firme; son nuevas las llantas de aleación forjadas de 21 pulgadas, el sistema de frenos, formado por discos cerámicos y el sistema de escape. Con este conjunto de cambios, Bentley afirma que ahorra 20 kg en masa no suspendida. De manera opcional existe un sistema de escape de titanio que permite ahorrar otros 5 Kg más.

Estéticamente la versión Supersports se diferencia del resto de la gama por tener un paragolpes delantero diferente, un difusor de fibra de carbono en el paragolpes posterior, nuevos estribos laterales, entradas de aire de fibra de carbono situadas en el capó y tantos los faros como los pilotos tienen acabado oscuro. De manera opcional está disponible un alerón posterior fijo.

Para el habitáculo se ha creado una combinación única de tres colores. Los asientos y los paneles laterales de las puertas lucen un nuevo diseño de acolchado con motivos en forma de rombo en Alcántara. Los paneles del salpicadero de fibra de carbono de Supersports a cuadros se suman a la lista de diez enchapados y acabados técnicos. En último lugar, completa el interior el nuevo pespunteado del emblema del Supersports y la personalización con toques de Alcantara del volante del Supersports y de la exclusiva palanca de cambios.

Para los que busquen aún más diferenciación está disponible como en el resto de la gama Bentley el departamento de artesanos de Mulliner. Otra opción es el paquete «Especificación X», el cual se compone de ochos tratamientos exclusivos de pintura de dos tonos, además de espejos retrovisores y taloneras de la alfombrilla del conductor de fibra de carbono. Otros elementos son el tubo de escape de titanio y el acabado de fibra de carbono en los paneles laterales interiores y la cubierta del motor; las llantas forjadas de 21 pulgadas tienen acabado en negro brillante.

No hay comentarios

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: