Nuevo Porsche 911 GT2 RS. Rizar el rizo.

En el verano del año 2007, Porsche mostraba el 911 GT2, un modelo que partía de la base de un 911 Turbo pero que tenía tracción trasera (en lugar de a las cuatro ruedas) y estaba únicamente disponible con un cambio manual (imagen del modelo). Años más tarde, en mayo de 2010, la marca con sede en Stuttgart mostraba en público el 911 GT2 RS (imagen) que con 620 CV pasó a ser el modelo de calle más potente que habían fabricado hasta esa fecha, por encima incluso del mítico Carrera GT (612 CV; imagen).

El Festival de la Velocidad de Goodwood, que se ha celebrado del 30 de junio al 2 de julio de este año 2017, ha sido el escenario escogido por Porsche para presentar en sociedad el nuevo 911 GT2 RS. Con esta nueva versión de la gama 991.2, Porsche ha vuelto a demostrar que puede seguir sacando potencia y prestaciones de su modelo insignia, el nueveonce.

Y con este GT2 RS, Porsche vuelve a rizar el rizo, presentando a la máquina con motor de gasolina más potente de las que ha vendido hasta la fecha. Aunque tiene el honor de ser el más potente con motor de gasolina, no lo es en términos absolutos, ya que el desaparecido 918 Spyder con su tecnología híbrida ofrecía 887 CV —motor de combustión de 608 CV y dos eléctricos de 129 y 156 CV—. ¿Se atreverá Porsche a superar esta cifra con un 911?

Como en anteriores ocasiones, el GT2 RS deriva de un Turbo S. Utiliza su mismo motor Bóxer de seis cilindros y 3,8 litros de cilindrada. Pero hay cambios para conseguir aumentar la potencia máxima hasta los 700 CV y el par motor hasta los 750 Nm. Uno de los más notables es la implementación de dos turbocompresores de mayor tamaño, además de dos nuevos intercoolers, también de mayores dimensiones y que pueden enfriarse mediante agua. El sistema de escape está fabricado en titanio, ésto permite ahorrar 7 kilogramos respecto al 911 Turbo S.

Llegamos a uno de los puntos clave, ese en el que los puristas se llevarán las manos a la cabeza. El nuevo GT2 RS mantiene la tracción a las ruedas traseras pero pierde el cambio manual característico de estas versiones. En su lugar hay una transmisión de doble embrague y siete relaciones (PDK), que puede ser manejada de forma manual utilizando la palanca o las levas situadas detrás del volante.

Sinceramente, después de probar muchos cambios automáticos y múltiples veces este PDK, tengo claro que es el mejor cambio del mercado, y personalmente, no lo reemplazo por uno manual, por mucho que me guste la acción del cambio, de hacerlo tú mismo. Pero es que con semejante potencia y siendo un coche tan extremo (como según ha confirmado Mark Webber en su presentación), donde todo ocurre tan rápido, se me antoja hasta necesario el cambio PDK para domar a esta máquina.

Hereda nuevos elementos mecánicos que han aparecido en la última generación del 911 como el sistema de dirección en las cuatro ruedas o el diferencial autoblocante con el sistema denominado «Porsche Torque Vectoring Plus» —que simplificando mucho, lo que hace es frenar la rueda posterior que está en el interior de la curva para facilitar la maniobra a baja y media velocidad—.

Como toda versión radical que se precie, el ahorro de peso ha sido una de las tareas en las que los ingenieros de Porsche han empleado muchos de sus esfuerzos. Además del menor peso en el sistema de escape —que hemos comentado anteriormente que está hecho en titanio—, el GT2 RS tiene el techo fabricado en magnesio; en fibra de carbono el capó posterior y el alerón fijo de enormes dimensiones, y en plástico reforzado con fibra de carbono (CPRF), múltiples piezas como el capó delantero, las carcasas de los retrovisores y las entradas de aire laterales.

Los asientos de tipo baquet (de serie) también tienen su estructura fabricada en CPRF. Es curioso que Porsche ofrezca la posibilidad de instalar sin coste, los asientos semi-baquet o los deportivos adaptativos con regulación eléctrica con 18 movimientos. Los frenos son de material carbocerámico, imprescindibles hoy en día en cualquier vehículo de altas prestaciones.

Con todos estos cambios, Porsche afirma que la masa total del nuevo GT2 RS, con el depósito lleno, es de 1470 kg. Un 911 Turbo S con tracción total pesa 1675 Kg. El 911 GT3 —del que hablamos en esta entrada—, que por su planteamiento radical, sería el escalón que hay debajo del GT2 RS pesa 1505 kg con tracción trasera y cambio PDK.

Más potencia y menos masa, la combinación ideal para un deportivo, una mezcla que hacen de este GT2 RS el modelo más rápido de la gama. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, una décima menos de lo que necesita el 911 Turbo S de 581 CV. La velocidad máxima también es un poco más elevada, 340 km/h frente a 330 km/h. Un 911 GT3 de 500 CV acelera desde parado hasta los 100 km/h en 3,4 s y alcanza 318 km/h de velocidad punta.

Comparado con alguno de sus posibles rivales por cifra de potencia, el nuevo GT2 RS sale muy bien parado. Es menos potente y más rápido que modelos como el Ferrari F12berlinetta de 741 CV que emplea 3,1 s en el 0 a 100 km/h y alcanza 340 km/h de punta o que su sustituto, el Ferrari 812 Superfast de 799 CV, que tarda 2,9 s hasta los 100 km/h y llega a la misma punta: 340 km/h. También es más rápido en la aceleración que un Lamborghini Aventador S de 740 CV (2,9 s) pero éste alcanza una velocidad ligeramente superior: 350 km/h.

Aunque seguramente al comprador de este coche no le importe, vamos a dar el dato, el consumo medio de carburante en ciclo mixto es de 11,8 l/100 km. Es bastante más que el del 911 Turbo S, que es 9,1 l/100 km y un poco menos que el del 911 GT3 (12,7 l/100 km).

La estética parece sacada directamente de Le Mans. El parachoques frontal ha sido rediseñado por completo para poder alojar unas enormes entradas de aire frontales y unas pequeñas laterales. El capó también tiene entradas de refrigeración. Y más aerodinámica, las entradas laterales son de mayores proporciones y hay unas de nuevo diseño situadas en la parte superior de las aletas delanteras. ¿Os imagináis verlo aparecer en vuestro retrovisor?

En la parte posterior, obviando el enorme alerón de fibra de carbono, tenemos también un parachoques totalmente nuevo con las salidas de escape encastradas en el mismo y con un difusor en fibra de carbono. Desde luego agresivo es, lo de bonito o no, se lo dejo a cada uno de ustedes. A mí, me parece simplemente una bestia.

Las  llantas de aleación forjadas modelo GT2 RS en color «Oro Blanco» son de serie, tienen distinto tamaño: en el eje delantero son de 20 pulgadas y van montadas sobre unos neumáticos de medida 265/35 ZR 20. En el trasero son de 21", con neumáticos de medida 325/30 ZR 21.

Las llantas que podemos ver en la única unidad presentada en Goodwood (que es, a su vez, la única que se ha mostrado) no son éstas que acabamos de citar —modelo GT2 RS—, son unas llantas de magnesio (de la misma medida) en acabado «Oro» —modelo 991-II GTX-RS— que forman parte del «Paquete Weissach». Éste kit cuesta 30 272 euros y junto con las llantas está compuesto, entre otros elementos, por tener más fibra de carbono permitiendo así reducir el peso del conjunto en 30 Kg; la fibra se encuentra en las barras estabilizadoras, en el techo, en el volante y en las levas del cambio PDK. Los asientos tienen acabado específico en negro y rojo y en el reposacabezas, podemos ver cosido en hilo rojo y gris, el circuito y el nombre del mismo. El tapizado del techo, zonas bajas del habitáculo y los pilares pasan a ser de Alcántara de color rojo, aunque se puede cambiar la tonalidad, eligiendo el sobrio negro sin coste adicional.

El paquete también incluye una jaula de seguridad, que en caso de que el usuario la quiera de titanio deberá abonar 3666 euros más. Además de todo esto, el diseño del capó delantero cambia: en lugar de ser completo en carbono visto, tiene la parte central en el color de la carrocería, a juego con el diseño del techo que adapta ésta misma combinación.

Para la carrocería hay 8 colores; la mitad son gratuitos: éstos son el «Negro», el «Blanco», el «Rojo Guardia» y el «Amarillo Racing». Los otros cuestan 4073 euros, son el «Plata GT Metalizado», el «Crayón», el «Naranja Lava» y el «Azul Miami», una tonalidad que podéis ver justo debajo de éste párrafo, en una imagen sacada del configurador en el que te podemos pasar tiempo jugando a crear la máquina de nuestros sueños (clic para comenzar a jugar).

El Porsche 911 GT2 RS ya tiene precio para nuestro país. Si disponéis de 326 934 euros, puede ser vuestra una unidad básica. Es el 911 más costoso de cuantos hay actualmente. Justo por delante de las 500 unidades especiales del 911 Turbo S Exclusive Series —con 606 CV y un precio de 298 155 €— y del 911 Turbo S —con 581 CV y un coste de 235 574 €—.

La lista de opciones es amplia, además del paquete Weissach hay otros elementos disponibles como el sistema de elevación del eje delantero, muy útil para entrar en aparcamientos subterráneos (3394 €) y evitar dejarnos las zonas bajas del morro pegadas en el bordillo; un depósito de 90 litros (136 €); el Paquete Sport Chrono (543 €); el sistema de sonido BOSE (1615 €) o la opción de personalizar el interior con los paquetes de cuero, de Alcántara, de fibra de carbono o de aluminio.

Para no llegar a perder esa característica tan propia de los deportivos de circuito: la austeridad; sin coste alguno Porsche puede eliminar el sistema de climatización o el sistema multimedia con navegador PCM, eso sí, en este último caso, los clientes no perderán la posibilidad de ver la telemetría y diferentes datos del coche a través de una aplicación específica para iPhone (Porsche Track Precision).

Y ya puestos a gastar dinero, por 1473 euros más, podemos recoger nuestra pieza de coleccionista directamente en la fábrica de Leipzig (Alemania) donde además de recibirnos con los brazos abiertos, nos darán un curso con instrucciones dinámicas de conducción.

Porsche ha dado una vuelta de tuerca más con esta versión del mítico nueveonce. La pregunta sería hasta dónde pueden llegar. El dato de potencia, 700 CV, me impresiona muchísimo.

Hasta la fecha, la versión más potente que he probado del 911 es el Turbo S que tiene 581 CV, y ya era un misil, de esos coches que te quedas completamente pegado al asiento cuando aceleras a fondo. Un deportivo en el que continuamente piensas que eres incapaz de darle todo lo que él, está dispuesto a ofrecerte —próximamente os hablaré de esta maravilla—.

El nuevo GT2 RS es 0,1 s más rápido en el 0 a 100 km/h que el Turbo S, puede resultar poco debido a la diferencia de potencia, pero hay que recordar que el recién llegado es un "todo atrás", y ésto lo hace radical, peligroso, un animal con pedigrí. Y no me hago a la idea de lo que puede ser estar a los mandos de él.

No será fácil cruzarse con uno de éstos por la carretera, el abanico de modelos que podemos encontrar en el mercado, por el coste del nuevo 911 GT2 RS, aunque no es muy amplio, es verdaderamente apetecible. Podríamos comprar un Aston Martin Vanquish S de 600 CV (300 000 €), un Audi R8 V10 plus de 610 CV (218 070 €), un Lamborghini Huracán LP 610-4 de 610 CV (230 775 €), un Mercedes-Benz AMG GT-R de 585 CV (196 150 €) o incluso un Ferrari F12berlinetta de 741 CV (311 217 €), el único más potente y más barato, aunque en breve será sustituido por el 812 Superfast, cuyo precio aún no conocemos. Más potente es el Lamborghini Aventador S que tiene 740 CV pero su precio es superior: 382 211 euros.

Hay muchos vehículos más baratos que el nuevo Porsche 911 GT2 RS, también podría mencionar al SEAT León CUPRA de 300 CV, que cuesta a penas 300 euros más que el paquete opcional Weissach con barras de titanio o el Dacia Sandero Stepway que cuesta lo mismo que un reloj cronógrafo que Porsche ha sacado a la venta y que pueden adquirir los compradores del GT2 RS, vamos, para terminar de rizar el rizo.

No hay comentarios

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: