Que no me lo toquen!! Así es el BMW Z4 Concept

La semana pasada se celebró en Pebble Beach una nueva edición del Concurso de Elegancia. Durante una semana (éste año 2017 del 15 al 20 de agosto) ésta pequeña localidad californiana se erige como epicentro del mundo del motor.

Cada año más marcas acuden a éste evento de manera oficial y con grandes novedades. En ésta edición hemos podido ver tres prototipos: el Infiniti Prototype9 (un monoplaza eléctrico de aspecto retro; imagen), el Mercedes-Maybach 6 Cabriolet (un descapotable de 5,75 m de longitud con sistema híbrido de 750 CV; imagen) y el BMW Z4 Concept, un prototipo que me ha emocionado y hecho sentir algo similar al amor que procese en su tiempo por el Z3.

Corría el año 1988 cuando BMW puso a la venta el Z1, un descapotable con una estética peculiar del que sólo se fabricarían 8000 unidades. Éste experimento tuvo buena acogida y a finales del año 1995, BMW puso a la venta el Z3. Un pequeño descapotable —4,03 m de longitud y 1,28 m de altura— con techo de lona, tracción trasera, motor en disposición longitudinal y un aspecto inconfundible, con ese alargado capó delantero.

El Z3 fue ensamblado en la fábrica estadounidense de Spartanburg, en Carolina de Norte, utilizando el chasis del Serie 3 Compact. Se presentó en el mercado con dos motores a elegir, ambos de cuatro cilindros en línea. El de menor potencia (código M43 B18)  tenía dos válvulas por cilindro, 1,8 litros de cilindrada y daba 115 CV de potencia máxima. La otra opción era un motor de cuatro válvulas por cilindro de 1,9 litros, cuya potencia máxima era 140 CV (código M44 B19). Con el motor de 115 CV el Z3 aceleraba desde parado hasta los 100 km/h en 10,5 s y alcanzaba los 194 km/h de velocidad punta. El más potente paraba el crono en 9,5 segundos y llegaba hasta los 205 km/h.

Después del primer año de comercialización, y visto la buena aceptación del modelo en el mercado, BMW lanzó la versión de seis cilindros y 2,8 litros de 192 CV (M52 B28) y poco después, el pequeño descapotable heredó el motor S50 B32 del M3: un seis cilindros de 3,2 litros y 321 CV de potencia —aunque asociado a una transmisión de 5 velocidades, pues la de 6 marchas del M3 no entraba en el Z3—. Con este motor, el Z3 M Roadster (nombre comercial), era capaz de alcanzar los 250km/h y acelerar desde parado hasta los 100 km/h en menos de siete segundos, grandes prestaciones para la época. Las dos versiones de seis cilindros se caracterizaban por tener la parte posterior ensanchada.

En el 98 apareció la curiosa versión Coupé (imagen del Z3 Coupé) y en el 99 el Roadster recibió la primera actualización, con un cambio de pilotos traseros (imagen del Z3 Roadster año 2000), mejoras en el habitáculo y la desaparición de los motores de cuatro cilindros. Además la versión de 2,8 litros (M52 B28) fue sustituida por la que estrenó el coupé (M52TU B28) que tenía la misma cilindrada pero mejor electrónica y era un caballo más potente (193 CV). Aunque éste motor sería sustituido por uno de 3 litros y 231 CV (M54 B30) en el año 2000. Por su parte el M Roadster contaría a partir del 2001 con un nuevo motor (S54 B32) con más cilindrada (3246 cm³ respecto a 3201 cm³ del S50 B32) y potencia (de 321 a 325 CV).

Y a partir de aquí, para mí, el concepto de Z3 murió —debo reconocer que ya el cambio de ópticas traseras del año 99, para acercarse más en el diseño a su hermano coupé, no me gustó—. El sustituto del Z3 originario, presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de París de 2002, no sólo acabó con el concepto de aquel mini descapotable, también con su denominación. El nuevo modelo, llamado Z4, no había por donde cogerlo. Ese aspecto definido por la interconexión de superficies cóncavas y convexas, sus marcadas líneas, sus curvas suaves y prolongadas, todo mezclado con un interior muy soso (imagen), personalmente hizo que mirara siempre para otro lado.

De este primer Z4 hubo versiones tanto Roadster (imagen) como Coupé (imagen). BMW arregló en el año 2006, lo que yo interpretaba como un problema de diseño, con la aparición de la segunda generación del Z4. Estéticamente éste modelo mejoró muchísimo (imagen frontal e imagen posterior), pero perdió parte de esa esencia de descapotable ochentero al incorporar un techo duro retráctil. La segunda generación desapareció durante el verano del año 2016.

Y practicamente justo un año después de su extinción, BMW nos presenta el prototipo sobre el que estará basado el nuevo descapotable de la marca; y así es como BMW vuelve a ganarse mi corazón.

El diseño de éste prototipo rompe con la actual línea de BMW, que no voy a decir que está estancada, pero los modelos de la marca bávara llevan años siguiendo una línea de evolución sin sobresaltos, únicamente "jugando" con el diseño en las versiones eléctricas (i3 e i8).

De seguir con la dinámica de los últimos años en BMW, el futuro Z4 de producción heredará gran parte de los rasgos de éste prototipo —son buenísimas noticias—. El concepto original se mantiene al adoptar rasgos del diseño clásico de los roadsters, como la batalla larga, una silueta baja y estirada, y una zaga compacta. Aunque con toda la tecnología actual y un diseño futurista a la par que rompedor.

Aunque en éste caso, el capó es más corto y ésto hace que el conductor "se sienta más cerca del centro del vehículo que en los roadsters anteriores de BMW". Según la marca "ésto hace que las nuevas proporciones ofrezcan una sensación centrada, deportiva y ágil".

La relación entre la característica parrilla delantera, baja y ancha, y la posición más elevada de los faros hace que nos acordemos del BMW Z8 (foto). Como prototipo y modelo futurista que es, hay algunos rasgos de diseño que quizás no veamos en el coche de producción, como los espejos retrovisores o la nueva parrilla frontal, que tiene una "malla artesanal" de orientación vertical en lugar de las típicas lamas. El paragolpes delantero con la parte inferior en fibra de carbono es una oda al diseño, esperemos que ésto sí lo mantengan en BMW (foto).

Otra de las novedades del protototipo son las entradas laterales de aire que hay justo detrás de las aletas delanteras, cuyo diseño BMW denomina Air Breathers. En contra de la norma de BMW, el BMW Concept Z4 ofrece una interpretación vertical del clásico diseño de cuatro ojos de los faros, con dos tubos que se solapan en cada lado (imagen).

En la parte posterior los pilotos de ledes (para todas las funciones) alargados dan una sensación de mayor anchura de la carrocería. La tapa del maletero incorpora un alerón y las barras antivuelco se han integrado perfectamente en el diseño del coche.

Éste Z4 Concept estrena la tonalidad naranja denominada Energetic Orange con "acabado Frozen", una evolución del color que lucía el último Z4. Las llantas de aleación, como es habitual en los tiempos actuales, tienen un generoso tamaño, 20 pulgadas. Tienen un diseño de radios dobles con acabado en pintura bicolor negra y naranja.

El habitáculo del Z4 Concept, a pesar de ese diseño futurista que se le pide a todo prototipo, podría ser llevado a fabricación sin ningún problema. Muestra una consola ligeramente orientada hacia el conductor, en la que podemos destacar la pantalla central de grandes dimensiones, el conjunto de mandos situados entre los asientos, donde sobresale el mando giratorio con superficie táctil iDrive y un cuadro de instrumentos completamente digital.

La consola tiene un acabado en dos tonalidades y está compuesta por dos materiales diferentes. La tonalidad negra está presente en la zona del conductor, con el asiento y parte superior del salpicadero tapizados en cuero negro. El lado del copiloto la tonalidad es de color marrón y el material, cuero vuelto.

El nuevo Z4 Concept reproduce cómo será el nuevo descapotable de la marca, que se mantendrá fiel al motor longitudinal, la tracción trasera y esperemos, que el techo de lona. No falta mucho para conocer el aspecto final del modelo, pues el nuevo Z4 estará en los concesionarios el próximo año 2018. Tendremos que esperar y mientras rezaremos para que no toquen el diseño original del prototipo!!!

 

No hay comentarios

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: