¡Y yo más! Nuevos GLC y GLC Coupé AMG 63/63 S 4MATIC+

Allá por junio de 2016 Mercedes-Benz daba a conocer la versión AMG GLC 43 4MATIC y unos meses después, en septiembre, lo hacía con la AMG GLC 43 4MATIC Coupé. Ambas se convertirían en las versiones más potentes de sus respectivas gamas con un motor de 367 caballos de potencia. Pero eso... eso no era suficiente.

A mediados de semana conocíamos a las nuevas criaturas nacidas en el seno de Mercedes-AMG, las versiones más potentes que tienen la friolera de 476 —en el GLC 63 4MATIC+ y en el GLC 63 4MATIC+ Coupé— y 510 CV —en el GLC 63 S 4MATIC+ y en el GLC 63 S 4MATIC+ Coupé—. A continuación, os contamos todos los detalles.

Estéticamente llama la atención de estas versiones la enorme calandra que se ha estrenado en la actualización del AMG GT. Mercedes-Benz la denomina como "parrilla PANAMERICANA". Además los paragolpes tienen un diseño específico con entradas de aire de mayor tamaño en el delantero y un difusor incorporado en el trasero. Además en ambas carrocerías hay un alerón en el techo. Las llantas de las versiones menos potentes son de 19 pulgadas con diseño de 10 radios pintados en gris titanio con neumáticos 235/55 en el eje delantero y 255/50 detrás. En el caso de los AMG 63 S las llantas son de 20 pulgadas y diseño de 5 radios dobles en acabado gris titanio que dejan ver al enorme equipo de frenos de material compuesto.

Opcionalmente hay una cantidad elevada de equipamiento además de la opción de personalizar al gusto el acabado de nuestro maravilloso AMG. Por mencionar alguna de estas opciones, nombraremos el sistema de escape AMG Performance, el Paquete AMG Night, el paquete exterior de fibra de carbono AMG, el paquete interior AMG Performance Studio o las diferentes llantas de aleación, como las de material forjado de 21 pulgadas con neumáticos 265/40 en el eje delantero y 295/35 en el trasero.

El motor que tienen estas versiones es de gasolina de ocho cilindros situados en uve, tiene 4,0 litros de cilindrada, inyección directa y están sobrealimentados por dos turbocompresores. Como ocurre en otros modelos que montan este motor como el AMG GT, los turbocompresores no se montan en el exterior de las bancadas (como suele ser habitual y ocurre en las versiones AMG 43), sino que ocupan el hueco interior que deja la V de las bancadas. Esto permite reducir el tamaño del conjunto y según Mercedes-AMG mejora la respuesta y reduce las emisiones. Como siempre un único operario es el encargado de montar el motor de cada vehículo, de acuerdo con el principio «One Man, One Engine».

El motor de los AMG 63 da 476 CV de potencia y ofrece un par motor de 650 Nm entre 1750 y 4500 rpm. Mientras que el de los AMG 63 S da 510 CV y el par motor asciende a 700 Nm en el mismo rango de potencia. Esto permite realizar una aceleración desde parado hasta los 100 km/h en 4,0 segundos en el caso de los AMG 63 y de 3,8 s en los AMG 63 + que tratándose de vehículos que pesan 2 toneladas, es una cifra increíble. No tienen rivales actualmente en el mercado, quien más cerca se queda es el Porsche Macan Turbo con el paquete Performance Package cuya potencia es de 440 CV.

Ambas versiones tienen una caja de cambios automática de 9 relaciones de doble embrague (húmedo) denominada SPEEDSHIFT MCT AMG que fue estrenada en el Mercedes-AMG E63 4MATIC+. De este modelo también toma el sistema de tracción total: AMG Performance 4MATIC+. Este sistema permite distribuir el par motor entre ambos ejes en función del modo de conducción seleccionado así como del estado de la carretera.

El AMG DYNAMIC SELECT permite seleccionar entre cuatro programas de conducción (Comfort, Sport, Sport Plus e Individual) que afectan conjuntamente a la respuesta del motor, caja de cambios, suspensión, dirección y la mariposa que modula la sonoridad del motor. Por ejemplo con el primero de ellos entre 60 y 160 km/h es posible que el embrague se desacople para poder circular "a vela". Las versiones AMG 63 S tienen además el modo RACE que optimiza todos los parámetros para obtener el máximo partido. La suspensión es neumática —AIR BODY CONTROL— y tiene tres ajustes de dureza.

De momento desconocemos cuál será el precio de partida de estas nuevas versiones del GLC y GLC Coupé, pero si os han gustado y enamorado, podéis empezar a ahorrar pues hasta junio de 2017 no estarán a la venta. Solo un dato, el AMG GLC 43 4MATIC (367 CV) cuesta 67 750 €.

No hay comentarios

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: