Pasamos prueba a la aplicación “ElParking”, primeros pasos.

El servicio de estacionamiento regulado —SER— comenzó como un medida para limitar y controlar el aparcamiento en las grandes ciudades y, por desgracia, se ha extendido como gran modelo de negocio, llegándolo a copiar algunos ayuntamientos de pueblos remotos con la teórica finalidad de racionalizar y compatibilizar el uso del espacio público y el estacionamiento de vehículos.

Hace tiempo, compartiendo unas cervezas y criticando que en nuestro pueblo —Valdemoro— estuviese lleno de estas zonas, un amigo me comentó que él usaba una aplicación móvil para evitar tener que pagar en el parquímetro. Debo reconocer que era un poco reticente sobre este tipo de aplicaciones, pero me pareció un buen tema para poder comentar en el blog y decidí probar una de estas apps. A continuación os cuento la experiencia.

Lo primero que he hice fue entrar en la web del Ayuntamiento de Madrid, lugar escogido para realizar la prueba. En esta web hay información sobre todo lo referente a las zonas de pago, también muestran las tres aplicaciones compatibles con el servicio que regula las Zonas SER de la ciudad. Estas son: e-park, ElParking y Telpark.

Tras unos minutos curioseando en las tres webs descarto Telpark porque no encuentro en qué ciudades se puede utilizar la aplicación; lo positivo de esta app es que indican que no es necesario hacer una recarga previa. En e-park muestran un listado con las trece ciudades en las que se puede utilizar, mientras que ElParking ofrece muchas más ciudades, hasta sesenta (listado). Eso sí, no os fiéis rápidamente, mirad cuál o cuáles son vuestros destinos más frecuentados, pues las ciudades que están en una, no lo están en la otra, salvo Madrid que está en ambas.

Finalmente me decanto por ElParking, en Android tiene más descargas y mejor valoración final. Procedo a la descarga e instalación. Ésta app es compatible tanto para sistemas Android (a partir de la versión 4.3) como para iOs (mínimo iOs8). Si vuestro sistema es Windows Mobile o tenéis una Blackberry, no podréis utilizar esta app, no tendréis más remedio que descargar e-park, pero recordad, hay que buscar si vuestro destino está en el listado de ciudades compatibles.

Una vez instalada la app en mi smarthphone compruebo que la interfaz es sencilla. Nada más abrirla nos muestra nuestra ubicación (hay que tener el GPS activado), si se puede aparcar con la app en la zona y los aparcamientos subterráneos colindantes (solo hay unos pocos que funcionan con la aplicación). En la parte inferior de la pantalla hay tres pestañas: "Aparcar" es la que os acabo de comentar; en "parkings", la app nos muestra los tickets activos —o bonos de aparcamiento subterráneo—; la tercera opción es el menú principal (foto).

Para comprobar el correcto funcionamiento de esta app y el posible uso frecuente de la misma, se me ocurre, primero, estacionar pagando con un ticket sacado del parquímetro y después ampliar mi estacionamiento utilizando la recién descarga app.

El primer fallo de la aplicación lo encuentro cuando quiero saber el horario de las Zonas SER. La app no me lo indica, esto es un fallo por omisión de información. Debo recurrir una vez más a la web del Ayuntamiento, visitar la web de la aplicación (en este caso sí se puede ver) o en su defecto, mirar en un parquímetro. La prueba fue realizada un sábado, el horario para los sábados es desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde (horario Zonas SER Madrid).

Por lo menos en Madrid capital, existen dos zonas de aparcamiento regulado. En la verde el precio por estacionar es superior y sólo es posible hacerlo durante un máximo de dos horas. La zona azul permite aparcar hasta cuatro horas. Como además de comprobar la compatibilidad de ticket y aplicación, quiero ver cómo se gestiona el tiempo máximo permitido, aparco en una zona verde.

Después de aparcar, abro la app y compruebo que estoy correctamente localizado, hay que fijarse bien y no fiarse, nunca se sabe si la señal del GPS puede estar equivocada. Vamos a por la primera etapa, saco un ticket de 54 minutos utilizando el parquímetro, como siempre se ha hecho, de manera tradicional. Coste 2,10 euros.

Durante este tiempo, curioseo la aplicación, añado un coche (hay que vincular el modelo, la matrícula y el color de la carrocería) y miro las formas de pago. Aquí llega el segundo punto que no me gusta de la aplicación. Hay que tener dinero en el "monedero", es decir, hay que hacer un pago previo. Hasta aquí todo normal, el problema es que el mínimo a recargar son 10 euros. Me parece una cantidad excesiva. Además, no te permiten cargar lo que quieras, son cifras cerradas: 10,20,30,50 o el máximo, 100 euros. A esto hay que sumarle que únicamente se puede realizar el pago con tarjeta de crédito Visa o Mastercard.

Me dan ganas de no cargar nada de dinero en la aplicación, no hay ninguna opción de devolución de la cantidad sobrante, por lo que me planteo, si alguna vez terminaré de gastar ese dinero. Estoy lejos del coche (lo he hecho para comprobar si se puede hacer sin estar cerca) y he decidido probar el sistema para contarlo en TheBox85, así que, pago el mínimo estipulado. Me mandan dos correos electrónicos instantáneamente: uno de ellos indicándome que he añadido una tarjeta de pago y el otro que he cargado 10 euros en mi monedero virtual.

Minutos antes de que termine la hora marcada en el ticket y justo antes de pagar, compruebo en la aplicación que puedo sacar un ticket aún sin encontrarme presente en la zona en la que tengo el coche. No hay problema, basta con mover el mapa hasta la localización deseada. Sí me gusta que la app reconozca que tengo un ticket activo, aunque este se hubiera sacado previamente desde un parquímetro físico. Vamos bien.

Minutos después de la hora establecida, y como os digo, lejos del coche, procedo a sacar un nuevo ticket, esta vez utilizando únicamente la aplicación. Después de localizar mi zona e indicar el coche que está estacionado —puedes tener varios registrados en la aplicación—, hay que marcar la zona (azul o verde). Acto seguido aparece un temporizador, pulso el botón "máximo tiempo". Al hacerlo solo me permite pagar 54 minutos, hasta las 14:16, justo dos horas desde la expedición del primer ticket. Lo curioso es que me cuesta 5 céntimos más, ¿será el redondeo? ¿será que me meten el tiempo que ha pasado entre un ticket y el otro? El caso es que no se puede engañar a la máquina, todo está vinculado con la matrícula.

Una vez sacado el ticket, este aparece en la aplicación (imagen superior). Además te llega un correo electrónico con todos los datos e información adicional como un parking cercano en el que según indica el coste sería menor a dejar el coche en la calle (imagen inferior).

Espero a la finalización del ticket. Justo a la hora, la aplicación muestra un aviso: "Ticket finalizado". Y sí, vuelvo a comprobar si nos dejan ampliar nuestro tiempo de establecimiento, pero no es posible, se ha alcanzado el máximo. Vuelvo al coche antes de que me multen, aunque por una parte no me hubiera importado, según la aplicación, desde esta también se pueden anular. Pero mejor, no tentar.

Hago una segunda prueba un par de días después. Esta vez zona azul. Una parada rápida. Vuelvo a realizar la misma prueba combinando físico y virtual.

Primero saco el ticket en el parquímetro. Introduzco 10 céntimos. Acto seguido utilizo la aplicación, me indica que el mínimo son 5 centímetos que me permiten estacionar 4 minutos (imagen inferior). Compruebo la hora de inicio, según la app esta sería a partir de las 14:57, que es el límite marcado en el ticket físico (foto superior). Confirmado, todo está perfectamente sincronizado entre los parquímetros y la aplicación.

La utilización de esta aplicación me deja un sabor agridulce. No me ha gustado nada que me obliguen a pagar una cantidad que para mí, que uso las Zonas SER muy de vez en cuando, me parece excesiva. Además, juegan con la baza de que no te devuelven el sobrante del dinero. No tengo ni idea de si en este año consumiré los casi 8 euros que me quedan en la cuenta.

Sin embargo, sí me ha gustado la sencillez de uso, con tres movimientos has realizado la operación, es incluso más sencillo que hacerlo en un parquímetro —una vez que tienes saldo y vinculado el coche en la app, claro—. La mayor ventaja de la app es que si estás lejos del coche o en una reunión y no puedes salir a ampliar el tiempo de establecimiento, lo puedes hacer a distancia. Por lo que solo la recomiendo para aquellos usuarios asiduos al estacionamiento en estas zonas de pago.

Otra de las opciones que permite la aplicación es utilizar aparcamientos subterráneos, ya sean públicos o de administración privada. Por el momento son bastantes pocos y en grandes ciudades. Dejaremos esta prueba, con esta aplicación u otras similares para un futuro cercano. Sean felices!!

*Actualización: desde la cuenta de Twitter de ElParking nos informan que si usamos muy poco la aplicación, es posible obtener la devolución del dinero existente en el monedero. Para ello hay que mandar un correo electrónico a soporte@elparking.com

No hay comentarios

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: